NACIONALISMOS
 

Llevo mucho tiempo evitando pronunciarme sobre el tema de los nacionalismos, separatismos y esas historias. De todas formas, espero seguir siendo fiel a mi postura: voy a seguir sin escribir sobre los independentismos.


Lo que ocurre es que me da la impresión, que por cierto comparten muchas personas, de que el tema del nacionalismo independentista es una cortina de humo. Me explico: tanto a la derecha catalana como a la derecha española le viene muy, pero que muy bien, que se hable de la cuestión soberanista. Es una forma de evitar que se hable de corruptos, mangoneos, ladrones de guante blanco, adjudicaciones de contratos a cambio de comisiones, financiación ilegal, subvenciones a la banca para tapar los agujeros que han abierto una pandilla de ineptos, recortes y menosprecios a los ciudadanos de a pié, ultrajes los trabajadores, sobres con dinero negro, tráfico de influencia, mentiras y engaños a los votantes, etc. Y en este etcétera incluyo el tufo que desprende la justicia.




Cada día nos desayunamos, los que todavía podemos permitirnos el lujo de tomar un café y media tostadita, con titulares donde se dicen que los próceres de la derecha catalana, con nombres y apellidos, tienen “nosecuantos” millones de euros en cuentas suizas. Y en paralelo que a un contable que se sentaba un día sí y otro también con el actual presidente del gobierno, se le descubre una nueva cuenta millonaria en un banco suizo. Y claro, esto se trata de contrarrestar con la técnica del ventilador: se echa mano de una jueza dispuesta a hacer méritos o que no le queda más remedio que tragar, y a imputar a todo bicho viviente que haya pasado por la acera de la finca, lo dicho de la técnica de refresco: ¡Mierda para todos!.

¿Qué pasó con la famosa transparencia prometida con toda la parafernalia de la campaña electoral?


Y en tanto los ciudadanos cada día más arrepentidos y avergonzados de tener los políticos que tenemos. No nos vale el grito barriobajero y corralero del “y tú más”. Si hay gente corrupta, sujetos que han metido la mano, que han medrado en beneficio propio o de otros, que han perjudicado a sabiendas los intereses de todos los ciudadanos deben pagar por sus fechorías. Y déjeme usted de zarandajas independentistas.


Volver atrás


© "Los niños de Juan Manuel" - Junio 2009"