ESCRIBIENDO ENTRE AMIGOS
 

Cuando el papel blanco se nos ofrece sin ningún tipo de limitaciones que no sean el buen gusto y el respeto a los demás, es muy fácil llenarlo con cualquier excusa.

Sabes de antemano que la persona que va a leer lo que escribes está en la postura de perdonar las meteduras de pata que puedas cometer y los errores mecanográficos, gramaticales, ortográficos y semánticos, entre otros. Por ello, sabiendo que eres libre de emborronar el papel según vayan saliendo las palabras, sin limitaciones de guiones preestablecidos, ni nada que se le parezca, te expresas con la seguridad que da la confianza en los destinatarios.


Hechas las salvedades anteriores y pisando terreno amigo, me atrevo a expresar un sentimiento ya expuesto de palabra en varias ocasiones por varios amigos-compañeros-familiares que tuvimos la suerte de compartir alegrías y dificultades, deporte y estudios, problemas y soluciones en nuestra adolescencia. Desde aquí, con la autoridad que me da sentirme amigo y cercano a todos mis amigos-compañeros de mi familia, creo que es muy necesario que le demos nueva vitalidad a nuestra página, a la página de los “niños de Juan Manuel”, “los de pilas.com”.


Echo de menos, y lo digo con todo el cariño, que nuestro Núñez nos meta una de sus “broncas”, como el día del entierro del borrego, porque seguimos necesitando consejos de alguien tan “joven” como nuestro formador. Porque a pesar de que tiene ya los treinta años cumplidos (hace un porrón de años igual que nosotros), todavía le queda mucho camino por recorrer, muchos consejos que darnos y mucho cariño por recibir de todos sus “niños”.


Y también faltan aportaciones en forma de escritos, fotos, etc., seguro que muy esperadas y muy valiosas, de algunos de nuestros colegas (José María Gutiérrez, Bernardo, Cobos, Enrique Alés, Gabriel Muñoz Robles, Escot, Juan Rey, Abadía, Muñiz, etc.). Perdonad que no os ponga a todos (la lista me la sé de memoria), creo que todos podemos decir algo y lo que diga uno es muy importante porque es su aportación. Y por supuesto lo que quieran poner compañeros de otros cursos que siempre son recibidos con los brazos abiertos.

En ello estamos, desde aquí, con la fuerza que tiene mi opinión (la misma que la tuya), animo a la colaboración de todos.

Un abrazo.


Volver atrás


© "Los niños de Juan Manuel" - Junio 2009"