EL DEBATE IGLESIAS-AGUIRRE
 

No siempre el poderoso puede con el pequeño. Ejemplos hay muchos en la historia y no vamos a mencionar uno que, con toda seguridad, le gustaría a uno de los protagonistas de la historia que contamos a continuación, a doña Esperanza Aguirre, muy aficionada a las carreras de coches y otros pasatiempos menores. El ejemplo de David y Goliat no es muy correcto políticamente en estos momentos; quizás cuando se calmen las arenas de Oriente Medio aparezca más de una versión para establecer un debate que aclare responsabilidades.

 

Y viene a cuento la parrafada anterior porque hace unos días seguimos el debate que Pablo Iglesias entabló con Esperanza Aguirre en una cadena televisiva. No perderemos el tiempo en proclamar ganador, la Sra. Aguirre es una impresentable y por tanto nunca puede ganar un debate en democracia.

  

Porque mire Vd. Sra. Aguirre no se le puede exigir a una persona que condene a ETA, que es condenable desde antes de su nacimiento, cuando su partido, el de Vd. Sra. Aguirre, se ha sentado a negociar con ellos (Suiza el 19 de mayo de 1999, así lo reconoce Aznar en su panfleto en forma de libro). Y su líder en aquellos entonces, tuvo la desvergüenza de llamarla “Movimiento Vasco de Liberación”. Desde aquí no le vamos a pedir que repita con nosotros: Aznar es un imbécil. Sra. Aguirre, sabemos de su cinismo político y Vd. es capaz de todo con tal de seguir sentada en la poltrona.

Desde nuestra modesta opinión, no le favorece nada a Podemos entrar en debates en temas como terrorismo, economía de estado, separatismos, relaciones internacionales, etc. Para los ciudadanos existen temas más urgentes, más cercanos y más necesarios de solucionar que analizar el sexo de los ángeles. Al menos que no se entre en debate por los canales que establece el Sistema. Todo lo que sea pisar el terreno de estos partidos metidos en el fango y en las cloacas del Sistema no beneficia para nada a Podemos. Y las esperanzas de muchos ciudadanos están en el partido del que es imagen Pablo Iglesias. Esperemos que estas esperanzas no se conviertan en agua de borrajas.


Evidentemente en el caso de la Sra. Aguirre es algo tan pasada de moda, tan pasada de rosca y con tan poca ética, hablamos en términos políticos, que es fácil darle un buen revolcón, dialéctico claro.

Por lo tanto, insistimos que desde nuestra humilde opinión, harían muy bien Pablo Iglesias y los representantes de Podemos en situarse en una posición distante, en otro plano que la “casta” ya que Podemos ni está en el Sistema ni por el Sistema. “Ni falta que me importa” que diría aquel.


Volver atrás


© "Los niños de Juan Manuel" - Junio 2009"